nos mueve la tierra

Cinco raciones de frutas y verduras al día: manantial de vida

Aumenta el sobrepeso entre los más jóvenes. Crecen las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. El estilo de vida actual abandona el imprescindible hábito de consumir frutas y verduras.
Categorías Hortalizas / Frutas y productos naturales · Salud y nutrición

Muy atentos a los siguientes datos:

  • El 53,6% de los españoles vive con obesidad o sobrepeso.
  • El 34% de los niños de entre 3 y 24 años tiene sobrepeso u obesidad,
  • La cifra se eleva hasta el 40% en el caso de los niños de entre 3 y 8 años.
  • La obesidad en los menores de 25 años ha aumentado de forma considerable en los últimos 30 años.

Las cifras corresponden a los últimos datos (2021) extraídos del Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE). Datos que, por un lado, dibujan una situación realmente preocupante y que requiere de una acción inmediata, eficaz y coordinada, si no queremos que un futuro, más o menos cercano, la pandemia de la obesidad se convierta en incontrolable. Por otro lado, pone de manifiesto la importancia de la alimentación y del equilibrio nutricional como fuente de salud.

Pero no queda ahí todo, según el estudio COSI de la Organización Mundial de la Salud (OMS), España ocupa el tercer lugar en Europa en obesidad infantil y juvenil (14,2%), solo por detrás de Grecia (18%) y de Italia (15,2%). Y lo que parece evidente es que el sobrepeso y la obesidad en la niñez producirán, con toda seguridad, adultos obesos y, por lo tanto, con mayores posibilidades de desarrollar enfermedades como la diabetes, la enfermedad cardiovascular o algún tipo de cáncer.

Fruta para una menor mortalidad

Y buena parte de la solución pasa por el consumo de frutas y verduras, esenciales para una dieta equilibrada, nutritiva y suficiente, cuyo consumo, sin embargo, como alerta la OMS, ha descendido en las últimas décadas. Precisamente, esa ausencia de frutas y verduras en nuestras mesas se ha convertido en unos de los diez factores de riesgo de mortalidad, al aumentar el factor de enfermedades cardiovasculares (principal causa de muerte en el mundo) y respiratorias.

Cinco raciones de frutas y verduras al día previene el cáncer, la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, reduce el colesterol y la presión arterial

Según la OMS, una dieta sana incluye necesariamente legumbres, frutos secos, cereales integrales, y, como no, la obligación de consumir cinco porciones al día de frutas y hortalizas. Un compromiso con la salud y el bienestar.

Como recuerda el Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Madrid (CODINMA), las ventajas de incluir, en esa proporción, frutas y verduras en nuestra dieta son enormes.

En líneas generales, previenen el cáncer, la diabetes, las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares, garantizan la cantidad diaria suficiente de fibra dietética, reducen el colesterol LDL, los triglicéridos y la presión arterial. Un sinfín de beneficios y un torrente de salud.

De temporada

Además, como también recomienda la OMS, deberíamos optar siempre por frutas y verduras frescas de temporada, que ayudan a un mayor y mejor consumo, a cuidar el medio ambiente y a fomentar el comercio y el desarrollo local.

Los expertos subrayan, en este sentido, la necesidad de aumentar los incentivos a los productores y vendedores minoristas para que cultiven, utilicen y vendan frutas y verduras frescas, al tiempo que alertan de la obligación de reducir los incentivos a la industria alimentaria con el fin de limitar la producción de alimentos procesados con altos niveles de grasas saturadas, grasas trans, azúcares libres y sal/sodio, que en la actualidad llenan nuestras neveras y despensas.

‘Viejos prematuros’

Precisamente, hace pocos días desayunábamos con la noticia de que los expertos han comenzado a detectar en jóvenes a partir de los 20 años de edad problemas de salud propios de personas mayores.

Los niños que consumen cinco raciones de frutas y verduras al día gozan de un mayor bienestar mental, de ahí la necesidad de establecer estrategias de salud pública

Sobre esa base, Emilia Gómez Pardo, nutricionista y doctora en Bioquímica y Biología Molecular, apunta que “somos lo que comemos, pero comemos lo que compramos”. Así pues, la educación y el buen hábito alimenticio en las edades más tempranas son fundamentales para evitar los nocivos efectos que inevitablemente aparecerán décadas después. Gómez Pardo asegura que “el 22% de los niños españoles tiene niveles altos de colesterol, lo que estipula para una hipercolesterolemia en adultos”.

Los altos niveles de sobrepeso en los niños, alerta, “es una situación inaceptable porque está directamente relacionado con la hipertensión, el colesterol, la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico, el hígado graso, trastornos de alimentación y depresión”. En este sentido, la doctora señala la necesidad de elaborar una lista de productos que no deben llegar a casa: “productos procesados –cualquier cosa que venga en un paquete con muchísimos ingredientes-, carnes rojas, salchichas, patés, embutidos y dulces, incluidos los elaborados en casa”.

Y un último estudio más. Una investigación de la Universidad de East Angila, en Reino Unido, afirma que los niños que consumen cinco raciones de frutas y verduras al día tienen una mayor y mejor salud mental. De ahí, la necesidad de fomentar prácticas alimentarias saludables en guarderías y colegios. Una estrategia de salud pública imprescindible y una decisión política de futuro.

Deja un comentario

Carrito
  • Su carrito está vacío.
Abrir chat
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
[]