nos mueve la tierra

Las frutas y verduras de mayo y junio

Estamos finalizando mayo y pronto arrancará junio. Meses de luz y vida. Y días en los que disfrutar de un repertorio de frutas y verduras tan largo como los días. Gocemos de los productos de temporada.
Categorías Hortalizas / Frutas y productos naturales · Local / Proximidad

Estamos finalizando este mes de mayo. Un mes que es una caja de sorpresas. A mitad de camino entre la primavera y el verano, a mitad de camino entre los primeros grandes calores y los coleteos fríos y lluviosos del arranque primaveral (cada vez más difícil de disfrutar).

Y en este ir y venir maravilloso del mes mayo todavía podemos gozar de su gran repertorio de frutas y verduras. El mismo –o muy parecido- con el que nos deleitaremos el próximo junio, porque en realidad estamos hablando de dos meses que se dan la mano en materia gastronómica. Un repertorio que es una sinfonía de formas, colores y olores, que hacen de estos días (y de los que vendrán) una gozada para los sentidos. La monotonía invernal que se convierte en un estallido de luces y aromas, atrayente y lujurioso. Vida y emoción.

La lista de frutas y verduras es tan larga como los días. Las que aún resisten desde los meses anteriores y las que pasan a convertirse en la novedad de la temporada y que estarán con nosotros hasta bien entrado el verano. Entre unas y otras, las opciones son amplísimas.

Un listado inmejorable

Aún seguimos encontrando naranjas, peras, piñas, limones y plátanos, que ya han recorrido un buen camino. Y todavía resisten los frutos rojos propios de los primeros días de la primavera y que tan relacionados están con el cambio de estación: fresas y fresones.

Pero, sin duda, las estrellas rutilantes del firmamento campestre en esta época son las frutas de hueso, que durante este mes, y para acompañarnos ya durante buena parte del verano, se convierten en los bocados más apetecibles: ciruelas, albaricoques, nectarinas, nísperos, cerezas y melocotones. ¡No hay mucho más que añadir!

A todos ellos hay que sumar otros astros que nos mantendrán ‘vivos’ cuando más apriete el calor: los melones y las sandías.

Pero también en el terreno de las verduras y hortalizas el mes de mayo es un mes de renovación, de renacimiento gustoso. Están en un momento espléndido los ajos tiernos, los rabanitos, las alcachofas, los calabacines, las zanahorias, los espárragos, pepinos, y, en especial, todas las vainas: guisantes, habas, judías verdes…De todo ello disfrutaremos también en junio y siguientes.

¿Por qué elegir productos de temporada?

Pero, ¿por qué elegir productos de temporada si, en realidad, podemos encontrar cualquier tipo de ingrediente prácticamente en todos los meses del año? Muy sencillo: por salud, por economía y por justicia.

Es cierto que hoy en día la incesante evolución tecnológica ha permitido que podamos disponer y disfrutar de una gran parte de los productos del campo en cualquiera de las estaciones. Una ventaja –comodidad propia de estos tiempos- que esconde un oscuro reverso, porque esa práctica masiva lleva aparejada consecuencias nefastas para todos.

Elegir frutas y verduras de temporada es optar por una mejor y más equilibrada economía, por aumentar los estándares de salud y por proyectar un mundo más justo y sostenible.

Los alimentos de temporada ayudan a cuidar el medio ambiente –al eliminar productos químicos y fertilizantes-, ayudan a prevenir diferentes enfermedades, fomentan el comercio y el desarrollo local, y ayudan a consumir las cinco raciones mínimas de frutas y verduras al día. Razones más que suficientes para optar por esta práctica ancestral.

Así que, disfrutemos lo que podamos –y más allá- de esta maravilla natural que son los productos propios del mes de mayo y junio. Y hagámoslo de la manera más natural y responsable posible. Si más planteamiento que deleitarse de lo que toca, cuando toca y donde toca.

Deja un comentario

Carrito
  • Su carrito está vacío.
Abrir chat
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
[]