nos mueve la tierra

Los Superalimentos

Las algas o la revolución en la alimentación del futuro
Categorías Salud y nutrición

Un recurso de primer nivel, tanto nutritivo como medioambiental

Las algas son un recurso todavía muy desaprovechado. Así, al menos, también lo cree la Comisión Europea, que ha lanzado una nueva iniciativa para contribuir a la producción sostenible, el consumo seguro y el uso innovador de un producto que ayudará, además, a conseguir la transición hacia una Europa verde, circular y neutra en carbono, y una recuperación post-Covid. Desde ese punto de vista, Bruselas juega con la posibilidad real de convertir a la algas en un salvavidas alimenticio y ecológico.

El interés de Europa y sus instituciones por el ‘poder’ de las algas no es nuevo. Y son ya muchos los estudios y proyectos que a lo largo de estos años ha puesto en marcha (o bien financiado) con el fin de determinar las posibilidades de uno de los recursos marinos más abundantes y menos explotados, pero de una sorprendente riqueza y versatilidad. Con esta penúltima iniciativa, Bruselas pone en marcha, con el lanzamiento de una consulta pública, una hoja de ruta para promover un sector de algas fuerte y sostenible como fuente de ingresos, materia primaria de valor y en línea con el Pacto Verde Europeo, iniciativa que reconoce el crucial papel de las algas como fuente de proteína alternativa de cara a un sistema sostenible, que garantice la seguridad alimentaria mundial.

Imprescindibles para la salud del planeta

Las algas han formado parte de la dieta humana y animal desde un pasado muy lejano. De las alrededor de 45.000 especies descritas, en la actualidad solo unas pocas se cultivan intensivamente y están destinadas principalmente a la alimentación humana y animal, como base para productos farmacéuticos o como biofertilizantes, bioestimulantes y biocombustible.

Cumplen un papel imprescindible en la preservación y restauración de los ecosistemas costeros marinos, fundamentales para la salud del planeta y el bienestar social.

No hay la menor duda. Son un bien de primer nivel. Desde el punto de vista medioambiental, cumplen un papel imprescindible en la preservación y restauración de los ecosistemas costeros marinos, fundamentales para la salud del planeta y el bienestar social. Y desde el prisma de la alimentación, la nutrición y la salud sus posibilidades son infinitas y sus cualidades, indiscutibles.

Unas y otras razones, como se ha visto con la respuesta europea, sitúan a las algas a la vanguardia de la alimentación futura, circunstancia que inevitablemente derivará en un grave problema si no existe una respuesta global, justa y coherente. Uno de los retos a los que nos enfrentamos es el de ser capaces de alimentar a una creciente y desequilibrada población mundial; y las algas, uno de los recursos más profusos del planeta, estarían en condiciones de paliar en parte el problema.

El alimento del futuro

Elena Ibáñez es química, profesora en el Instituto de Investigación de Ciencias de la Alimentación (CIAL-CSIC) y coautora del libro ‘Las algas que comemos’ (CSIC-Los libros de la Catarata, 2017), un manual que describe algunas de las características únicas que poseen las algas, que las diferencian de otros organismos vivos, y que pueden ser la base de una revolución en la alimentación del futuro. Asegura a delahuertacasa.com que, efectivamente, a día de hoy las algas “están desaprovechadas” y que, por varios motivos, podrían convertirse en el alimento (o uno de los alimentos) del futuro. Primero porque “nos proporcionan productos, en gran cantidad, que pueden utilizarse para la alimentación humana, cubriendo las necesidades nutricionales básicas (macro y micronutrientes)”; y, en segundo lugar, porque pueden utilizarse como “fuente sostenible de materia prima y energía” (en términos de producción sostenible de alimentos y de energías limpias, como el biodiesel), además de como “fuente valiosa de moléculas bioactivas para su empleo en alimentos, cosméticos o fármacos”.

Las algas poseen ventajas nutricionales importantes, además de ser fuente sostenible de materia prima y energía. “Podrían ser un cultivo alternativo para zonas desfavorecidas”.

Para Ibáñez, elegida en 2016 como una de las mujeres más influyentes del mundo en química analítica según la lista publicada por la revista estadounidense ‘The Analytical Scientist’, si consideramos la gran capacidad de adaptación de la algas a las condiciones ambientales; su rápido crecimiento, incluso en zonas no aptas para cultivos tradicionales; y los mínimos recursos que necesitan para crecer (luz, CO2 y nitrógeno), “podrían ser un cultivo alternativo para zonas desfavorecidas”, lo que abundaría en su poder transformador.

Ventajas nutricionales y recomendaciones

Como nos apunta Elena Ibáñez, en general, las algas poseen unas “ventajas nutricionales importantes” asociadas a su composición química. Son alimentos ricos en polisacáridos y poseen muy poca grasa, lo que les hace atractivos de cara a una alimentación saludable. Además, algunas especies son bastante ricas en proteínas, lo que supone también una ventaja en determinadas condiciones y para necesidades concretas, por ejemplo, para los deportistas.

Gastronómicamente proporcionan sabores y texturas muy interesantes que desde hace tiempo están siendo utilizados por algunos de los más reconocidos chefs de nuestro país, como el pionero Juan Mari Arzak, Ángel León o Quique Dacosta.

En cuanto a las recomendaciones sobre su consumo, se debe subrayar que, en lo esencial, son para personas con un buen estado de salud y que quieran mejorar sus alimentación y su estado general. En este sentido, como subraya la profesora del CSIC, es importante tener en cuenta el elevado contenido de las algas en algunos compuestos, como yodo, hierro, vitaminas, etc. Y, por lo tanto, “resulta fundamental conocer el estado de salud del individuo que quiera incorporar las algas como parte fundamental de su dieta”.

Cultivo en España

China (18,5 millones de toneladas), Indonesia (9,3 millones) y Corea del Sur (1,7 millones) continúan liderando en la actualidad la cría mundial de algas.

En 2018, la cosecha de algas representó el 28,3% de toneladas del total de la cosecha mundial de acuicultura (32,4 millones de toneladas). En primera venta, supusieron un valor de 10.625 millones, el 5% del total.

China, Indonesia y Corea del Sur son los grandes productores mundiales. En España en 2019 se recolectaron más de 8.000 kilogramos de microalgas.

La producción en la UE es muy reducida. Y en España nos situamos ante un mercado aún por explotar. Según el informe ‘La acuicultura en España 2020’ elaborado por APROMAR (Asociación Empresarial de Acuicultura de España) en 2019 se recolectaron en nuestro país más de 8.000 kilos de microalgas para, entre otros usos, su comercialización como alimento humano y animal, biocombustible y cosmética. Ese mismo año, la producción de macroalgas se elevó a 5,2 toneladas, concentrándose la producción en Andalucía (83%) y Galicia (17%). Las macroalgas se utilizan para la obtención de agar (sustancia utilizada como medio de cultivo, en farmacia o en bacteriología) y gelatinas o como fertilizante agrícola.

Precisamente, Javier Ojeda, director gerente de Apromar, declaraba a Efe que el sector en España tiene fortalezas como la calidad, el contacto con centros de investigación y la proximidad a la alta gastronomía. Por contra, subrayaba inconvenientes como la competencia de las importaciones y la complejidad de los trámites administrativos para aquellos emprendedores que quieran dedicarse a su cría.

Resumiendo. Haríamos bien en reconocer que nos encontramos ante un recurso tan potente como versátil. Una inconfundible ‘verdura del mar’ que, además, podría proyectar un sector con excelentes expectativas de futuro.

 

BENEFICIOS Y POSIBILIDADES

  • Fuente de ingresos
  • Materia prima de valor
  • Cultivo alternativo
  • Fuente de moléculas bioactivas
  • Ventajas nutritivas (macro y micronutrientes)
  • Ricas en polisacaridos
  • Contenido en grasa casi nulo
  • Elevados niveles de proteínas
  • Bajo contenido en lípidos
  • Alta concentración de Omega3
  • Aporte de fibra

RECOMENDACIONES

  • Buen estado de salud
  • Alto contenido en yodo, hierro y vitaminas
  • Revisión general

PRODUCTORES MUNDIALES Y ESPAÑA

  • China (18,5 millones de toneladas)
  • Indonesia (9,3 millones)
  • Corea del Sur (1,7 millones)
  • España ha producido más de 8.000 kg. de microalgas
  • En macroalgas, 5,2 toneladas (Andalucía -83%- y Galicia -17%-)

Deja un comentario

Abrir chat
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
[]
Carrito
  • Su carrito está vacío.