nos mueve la tierra

Nuestra cocina: casera, natural y de Madrid

Categorías Recetas

DELAHUERTACASA pone en marcha un recetario ‘tradicional’, casero e ingenioso. Un homenaje a lo natural y a las cosas ‘de siempre’.

Si hay algún arte al que en DELAHUERTACASA tengamos en un pedestal, un arte que verdaderamente nos apasione y entusiasme, ese es, como no podía ser de otra manera, el de la cocina y los alimentos, el de la maestría en los fogones, el del oficio de los olores, los sabores y colores. Capaz de convertir la soledad en deleite y la compañía en gozo. Un arte por y para toda la vida.

Por eso mismo, y por otro millón de razones, hemos decidido en DHC arrancar un espacio dedicado a la cocina, a la alimentación y a las recetas. Recetas sabrosas, sencillas, naturales y caseras, pero también ingeniosas, interesantes y con un punto de distinción. La cocina ‘tradicional’, la de toda la vida, esa que en muchos hogares ha sido desterrada por la velocidad y los precocinados; y en los últimos años expulsada de un buen número de manteles por las innovaciones absurdas, la sofisticación de las moléculas y los sabores lejanos.

Porque lo que realmente nos gusta es lo natural, las hortalizas en cazuela de barro, el hervor de la olla, los colgajos, las ristras de frutas y verduras y el batir de tenedor. La esencia de la materia prima. Las cosas ‘de siempre’. Patrimonio cultural y arte en los tiznajos, morteros, trébedes y sarmientos. Si perdemos eso nos perdemos a nosotros mismos.

Productos de los que presumir

Y de Madrid. Porque la esencia y el origen de DHC parte de Madrid, de sus tierras y productos. Una cocina de recetario ‘tradicional’, popular, de unión y de integración, como corresponde a una región de recogida. Los asados, potajes y sopas de las dos Castillas, las legumbres manchegas, los pescados, mariscos y moluscos de las costas o los dulces árabes. De norte a sur. De este a oeste. Madrid es síntesis en su cocina. Esa es su falta de originalidad y esa es también su esencia.

Pero la cocina de la región y de los ‘madriles’ también debe su riqueza a sus productos: las carnes de Guadarrama, las aceitunas de Campo Real, los vinos de Arganda, el anís de Chinchón o la huerta de Aranjuez, de la que presumen los madrileños. Porque Madrid, además de Corte, también es campo, y dehesa, y viñedo. Un todo que va más allá del cocido, los callos y la casquería, como ya se está viendo en las tendencias gastronómicas, dominadas por lo verde y la alimentación inteligente.

Perfecta materia, magníficos productos, mimo y cuidado para convertir a la gastronomía ‘madrileña’ en un potaje popular, que también crece y se adapta a los tiempos.

Esperamos que las siguientes recetas os resulten tan útiles como interesantes, y que os ayuden a coger la sartén por el mango. Buen apetito y a disfrutarlas.

Deja un comentario

Abrir chat
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
[]
Carrito
  • Su carrito está vacío.